Saltar al contenido

SIPUNCÚLIDOS

Reino: Animal

Filo SIPUNCULA

Animales vermiformes con el cuerpo dividido en un tronco y una trompa o prosbócide  (introverto) retráctil.

Al final de la prosbócide se encuentra el disco oral, con la boca situada en su centro y rodeada de tentáculos. Sobre la superficie de la prosbócide puede haber espinas, ganchos o papilas glandulares o sensoriales.

El tubo digestivo es completo y tiene forma de "U". En la región anterior hay tentáculos ciliados que rodean a la boca y que segregan mucus para la recogida del alimento (alimentación ciliar mucosa).  El sistema nervioso posee un ganglio cerebral y un cordón nervioso ventral. Los órganos nucales, que poseen algunas especies,  son quimiorreceptores y se sitúan en la parte dorsal del introverto, en un par de depresiones. Presentan uno o dos metanefridios.

Todos menos una especie son dióicos. El desarrollo es generalmente indirecto con larva trocófora y, en ocasiones, un segundo tipo de larva denominada pelagosfera. Pueden regenerar ciertas zonas del cuerpo como los tentáculos o parte del introverto.

Son marinos y bentónicos. Los que viven en fondos blandos lo hacen enterrados en el sedimento, en el interior de madrigueras que pueden reforzar con mucus.

CLASIFICACIÓN

Clase PHASCOLOSIMIDA: sin tentáculos alrededor de la boca, con tentáculos rodeando el órgano nucal y dos metanefridios.

Clase SIPUNCULIDA: con tentáculos, a veces reducidos, que rodean parcial o totalmente la boca. Con o sin tentáculos nucales.

ESPECIES DE NUESTRO LITORAL

  Familia PHASCOLOSOMATIDAE

Phascolosoma stephensoni

Familia SIPUNCULIDAE

Sipunculus (Sipunculus) nudus

ESPECIES NO IDENTIFICADAS

Sipuncúlido envaginando la prosbócide

MÁS INFORMACIÓN

BIBLIOGRAFÍA

Litoral de Granada

- OCAÑA, A. SÁNCHEZ TOCINO, L., LÓPEZ GONZÁLEZ, S., VICIANA, J. F., 2000. Guía Submarina de Invertebrados no Artrópodos. Ed. Comares 471 pp.

General

- BRUSCA, R.C. Y BRUSCA. G.J. 2003. Invertebrados. McGraw-Hill Interamericana. 1005 pp.

PÁGINAS WEB

- BIODIDAC

- WIKIPEDIA

LUIS SÁNCHEZ TOCINO