Saltar al contenido

MEIOFAUNA

MEIOFAUNA

La meiofauna (del griego “μείος”, “más pequeño”) esun grupo diverso de organismos móviles pertenecientes a diferentes filos, agrupados únicamente por presentar un tamaño definido entre 42 μm (límite inferior) y 500 μm (límite superior)(Mare, 1942). Es decir, la meiofauna abarca todos los organismos móviles más pequeños que la macrofauna pero mayores que la microfauna. Debido a esta definición, también se incluyen en la meiofauna las pequeñas larvas de organismos que pasarán a formar parte de la macrofauna al terminar su desarrollo. Esta última se denomina meiofauna temporal.

Se encuentran principalmente en sustratos blandos (por ejemplo sedimentos finos) de cualquier profundidad en el medio marino o dulce, pero también son abundantes sobre la superficie de algas, plantas, invertebrados e incluso en la roca (asociados al biofilm). Su distribución está muy marcada por la granulometría (Sedano et al., 2014a) así como por la concentración de oxígeno, de ahí que principalmente se concentren en los primeros milímetros del sedimento. Algunos taxones característicos son: nematodos, copépodos, tardígrados, kinorrincos, loricíferos, etc.

Interés de la meiofauna

Su alimentación se basa principalmente en bacterias del biofilm, diatomeas y detritus (materia orgánica en descomposición) por lo que constituyen un eslabón importante en el traspaso de nutrientes hacia niveles tróficos superiores como la macrofauna. Además, su pequeño tamaño, las grandes abundancias en que aparecen, los ciclos de vida cortos y la ausencia de larva plantónica, les hacen ser buenos bioindicadores. De hecho, el estudio de su abundancia y biodiversidad ha sido propuesto como herramienta de monitoreo ambiental para la detección de eutrofización asociada a la acuicultura (Sutherland et al., 2007) o de evaluación de la calidad ambiental en puertos (Sedano et al., 2014b).

Ilustración 1: Algunos representantes de la meiofauna encontrados en el litoral de Granada (Marina del Este y Playa Galera). A y B: Turbelarios con detalle del estatocisto (flechas). C: Kinorrinco. Fotografías de Daniel Marquina.
Ilustración 2: Algunos representantes de la meiofauna encontrados en el litoral de Granada (Marina del Este y Playa Galera). A: Copépodo de la familia Peltidiidae. B: Nematodo. C: Tardígrado (la coloración rosa se debe a la tinción con rosa de bengala). Fotografías de Francisco Sedano

Tardígrados:

Los tardígrados, comúnmente denominados “ositos de agua”, pueden vivir en habitan hábitats marinos y de agua dulce, musgos, arenas, lodos, el supralitoral y las profundidades marinas, lo que indica una clara diversificación fisiológica a lo largo de un largo período de tiempo.

Su cuerpo se encuentra dividido en cinco segmentos, un segmento cefálico, tres segmentos torácicos y un segmento caudal. Los segmentos torácicos y el caudal tienen un par de patas flexibles sin articulaciones, que en su mayoría terminan en garras. La faringe posee un estilete y músculos que actúan como una bomba de succión (similar a la de muchos nematodos).

Algunos tardígrados acuáticos sobreviven ante condiciones adversas mediante la formación de quistes. Sin embargo, son mundialmente conocidos por la capacidad de algunos tardígrados terrestres de entrar en un estado de criptobiosis extrema o anhidrobiosis que les permite sobrevivir a la desecación, la congelación e incluso a altas dosis de radiación.  Dicha capacidad les ha permitido sobrevivir al vacío espacial (Jönsson et al 2008).

Ilustración 3. Batillipes pennaki encontrado en Punta Umbria (Huelva). La escala equivale 50 µm. Se pueden observar los 4 pares de patas y las terminaciones planas digitiformes de las garras. Fotografía de Marcos Rubal tomada de (Rubal et al., 2019).

 

Ilustración 4: Detalle de la parte anterior de Archechiniscus sp. (primera cita del género para la Península Ibérica) en el que se pueden visualizar las garras. La escala equivale a 10 µm. Individuos encontrados en la Bahía de Algeciras por Francisco Sedano. Fotografía de Marcos Rubal tomada de (Rubal et al., 2019).

 

Kinorrincos:

Los individuos del filo Kinorhyncha (etimológicamente “animales con una probóscide móvil”) se caracterizan por poseer un cuerpo vermiforme cubiertos por 13 anillos cuticulares y una probóscide retráctil cubierta por una corona de espinas. Todas las especies son marinas y habitan el bentos de todos los mares y océanos del mundo (son cosmopolitas). Los anillos cuticulares suelen estar recubiertos por espinas (útiles como carácter taxonómico). Se alimentan de diatomeas, bacterias y detritus mediante una faringe succionadora.

Ilustración 5: Kinorrinco encontrado en el sedimento de Playa Galera (Almuñécar, Granada). Se puede observar la probóscide y la corona de espinas en el extremo anterior del individuo. Fotografía de Francisco Sedano.
Ilustración 6: Detalle de la corona de espinas de un kinorrinco encontrado en Almuñécar (Granda). Fotografía de Daniel Marquina.

 

MÁS INFORMACIÓN

BIBLIOGRAFÍA

- Giere, O. (2009). Meiobenthology. The microscopic motile fauna of aquatic sediments. (2nd ed.). Berlin, Germany: Springer.

- Jönsson, K.I., Rabbow, E., Schill, R.O., Harms-Ringdahl, M., Rettberg, P., 2008. Tardigrades survive exposure to space in low Earth orbit. Current biology, 18(17), R729-R731.

- Mare, M. F., 1942. A study of a marine benthic community with special reference to the microorganisms. Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom, 25, 517-554.

- Rubal, M., Fontoura, P., Veiga, P., Sedano Vera, F., García-García, F.J., Guerra-García, J., 2019. First data about marine tardigrades from Andalusia (South Spain) and first record of the genus ArchechiniscusSchultz, 1953 in the Iberian Peninsula. Front. Mar. Sci. Conference Abstract: XX Iberian Symposium on Marine Biology Studies (SIEBM XX). doi:10.3389/conf.fmars.2019.08.00162

- Sedano, F., Marquina, D., Espinosa Torre, F., 2014a. Depth and sediment granulometry effects on subtidal meiofaunal assemblages of the subtropical coast of Granada (Alboran Sea). Zoologica baetica, 25, 13-30.

- Sedano, F., Marquina, D., Espinosa Torre, F., 2014b. Usefulness of meiofauna at high taxonomic levels as a tool to assess harbor quality status. Marina del Este Harbor (Granada, Spain) as a case study. Revista ciencias marinas y costeras, 6, 103-113.

- Sutherland, T. F., Levings, C. D., Petersen, S. A., Poon, P., Piercey, B., 2007. The use of meiofauna as an indicator of benthic organic enrichment associated with salmonid aquaculture. Marine Pollution Bulletin, 54(8), 1249-1261.

FRANCISCO SEDANO VERA